domingo

Gordon está rebajado en el súper...

Gordon está rebajado en el súper y es que por mucho que se intente, cuando la velocidad y la comodidad del precocinado entra en nuestra casa es difícil volver a cocinar. Y no será por que no se esfuerzan por aquí. Existe una especie de Canal Cocina donde a parte de poder disfrutar de montones de personas cocinando propiamente dicho ( os dejo el link a channel 4 por que reconozco que estoy super enganchada, para los que no tengais tele como yo será muy útil http://www.channel4.com/4food/ ) podeis ver montones de realties sobre cocineros, comer bien, pasteleros, niños obesos, tiendas diversas, Jamie Oliver y sus millones de programas...pero a pesar de ello la cosa se avecina complicada. 
Este tema nos debería dar que pensar en la cantidad de comida procesada que comemos sin saber realmente lo que contiene y olvidando que cuando cocinamos lo que estamos haciendo es proporcionar salud a las personas que queremos y a nosotros mismos (siempre que lo hagamos de un modo equilibrado por supuesto). 
Cerca de mi casa se encuentra Iceland (http://www.iceland.co.uk/) que es el cielo de los precocinados congelados por 1, 2 ó 3 libras. Me pareció un lugar sorprendente por la variedad de productos. Visitad el link y vereis de lo que estoy hablando.
Cuando fui por primera vez, me pareció normal que la gente deje de cocinar si no encuentra ningún tipo de gozo en ello cuando puede comprar una lasagna gigante por 3 libras y seguro que no tiene un mal sabor. 
Yo cocino a diario, y me he sentido un poco desubicada por ello en más de una ocasión. Algunos me miran con cara de sorpresa por que a veces suele ir unido a una perdida de tiempo, a una vida obsoleta, aburrida y poco moderna de ama de casa de las de antes, nunca a un profesional con un trabajo fantásticamente bien pagado. 
Quizás tienen una parte de razón. Si trabajase muchisimas más horas no podría cocinar tanto, pero cada uno elige su camino y creo que a veces metemos mucho el acelerador en la vida y nos paramos poco a mirar el paisaje. 
Con esto no quiero juzgar a nadie, pero quizás si probais a cocinar algún día alguna receta super fácil como la mayoría de las que os dejo u otras que encontrareis os aseguro de que repetireis, y si no, al menos lo he intentado...
Para demostrar lo sencillo que es, os dejo otra receta de pan, esta vez de cebolla. 
Se que es súper fácil ir a la panadería súper moderna de la esquina y comprarlo por unos 4 ó 5 euros pero nunca será tan bueno como este y os dareis cuenta de lo económico que es hacer este tipo de recetas en casa. 
Como yo también soy una persona ocupada pero me encanta cocinar y comer bien, os diré lo que yo hago por si os sirve.
Una tarde (por que no se tarda más) cocino dos o tres tipos de panes diferentes, los corto en rebanadas y los meto al congelador. Por la mañana saco un pedacito y lo pongo en la tostadora. Os aseguro que parece recién hecho. 






































Ingredientes_250 gr de harina integral, 2 cebollas, orégano, 15 gr de aceite de girasol, 10 gr de sal, 115 ml de agua y 12 gr de levadura fresca.

Preparación_Cortamos la cebolla a cuadraditos y la ponemos a pochar hasta que tome el color que nos guste y la dejamos enfriar.
Amasamos todos los ingredientes hasta que estén amalgamados y la dejamos reposar durante 30 minutos aproximadamente.
Añadimos la cebolla e intentamos integrarla todo lo posible en la masa, la que se quede en la superficie seguramente se quemará, quizás la próxima vez intente hacer un rectángulo, poner la cebolla encima y enrrollarlo, pero así también queda muy bien. 
Le damos la forma que queramos, yo lo metí en mi molde alargado y lo dejamos fermentar 1 hora. 
Precalentamos el horno a 180º y cocemos hasta que esté dorado, que será sobre una hora aproximadamente. 
Tiempo: En media tarde está hecho, como he dicho otras veces, lo que requiere más tiempo es el reposado de la masa. 
Observaciones_Pues que os voy a decir de este pan aparte de que me encanta para el aperitivo o la merienda. Es un plato en sí mismo y acompañado de queso de cabra por ejemplo es fantástico. 
Es un pan diferente que os va a dar una chispa a cualquier plato con el que lo acompañeis. 





Y como hoy me siento generosa os enseño otro plato súper sencillo con el que agasajar a cualquiera o por qué no, a nosotros mismos por que en 15 minutos máximo, mientras se os cuece la pasta o el arroz, teneis un aperitivo estupendo. 
Lo único que necesitais es obviamente champiñones y alguna verdura que tengais en la nevera. Yo puse calabacín, huevo duro y tomates deshidratados. Los cortais en trocitos pequeñitos, sal, pimienta, un poquito de aceite de oliva, se mezcla todo y rellenais los champiñones. Los metemos 10 minutillos en el horno, después colocamos un poquito de queso, el que más nos guste y un par de minutos más de gratinado. 
Lo sacamos, un poquito de aceite de oliva y perfecto.
Podeis ponerlos encima de una rebanada de pan de cebolla!!
No os quejareis, hoy dos recetillas, espero que os gusten y os sean útiles.
Espero que disfruteis de lo que queda del día, hugs ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario